Desde el momento en que entré en el mundo de la interpretación, no me imagino haciendo otra cosa.

Hace 6 años, yo era esa niña a la que los profesores decían: “tú vas a poder estudiar lo que quieras”, y yo, valiéndome de esta frase que seguro malinterpreté, me metí a Arte Dramático.

Me crucé medio país para comenzar mis estudios en la Escuela Superior de Artes Escénicas de Málaga, donde pasé cuatro intensos años recibiendo una formación integral en Interpretación, canto y danza

Si bien es cierto que el baile y el canto llevaban ya muchos años siendo parte de mi, la interpretación tardó muy poco en convertirse en la disciplina que más me llenaba por dentro, y me di cuenta de que era allí, en el teatro o frente a una cámara, donde quería estar.

Por supuesto estos años han sido mucho más que la escuela, en mi CV puedes ver mi trayectoria profesional, así como el resto de formación que he recibido.